ORATORIA

 

 LA COMUNICACIÒN

Saber comunicar es el medio fundamental para obtener resultados. Sin embargo, este objetivo no está reforzado por el sistema educativo: donde la primera infancia recorremos kilómetros y kilómetros de lectura o de recepción pasiva ante la televisión, pero transitamos metros en la práctica de la expresión.

Por eso se siente inseguridad al enfrentar el uso de la palabra en diferentes situaciones que escapan a la conversación cotidiana: ya se trate de un examen, de una pregunta fuera de contexto, de hablar frente a un auditorio o de exponer ante los medios.

En la sociedad moderna, la comunicación ha asumido un papel protagónico. El problema de las distancias se ha superado a través del extraordinario desarrollo digital y de las telecomunicaciones. El nuevo desafío consiste en aprender a manejar estos cambios. Ahora, la oportunidad está en sincronizar el sistema nervioso humano con el digital para aumentar la potencia de ambos en un marco sistémico.

En el  mundo vertiginoso en que vivimos, a una persona no se la  reconoce por lo que es o por lo que sabe sino por lo que demuestra.

Ningún examinador puede ingresar en la mente del examinado para conocer lo que efectivamente está ocurriendo sino que debe basarse en lo que percibe de él. Si los procesos inhibitorios bloquean el circuito que vincula al pensamiento con la palabra, el emisor pierde posibilidades ya que no existe una segunda oportunidad para brindar una primera buena impresión.

Por lo tanto, es necesario progresar en dos direcciones. Una interior, dirigida al autoconocimiento de las capacidades expresivas, deseos y aptitudes (de manera que nos permita potenciar las fortalezas y transformar nuestros defectos en virtudes). Otra exterior  para canalizar los recursos hacia objetivos concretos (ya que toda situación de comunicación se presenta tanto como una posibilidad de éxito-oportunidad como de fracaso-amenaza)

Al problema de la falta de entrenamiento o gimnasia de la palabra se suma esta inhibición psicológica para hablar en público o miedo oratorio. El miedo, hasta cierto punto, es positivo porque supone un interés por el receptor y su valoración. Desde esta perspectiva es una señal de responsabilidad, pero cuando sobrepasa ese umbral, actúa en sentido contrario inhibiendo la acción.

El método ILVEM enseña al orador a enfrentar ambas instancias a través de la ejercitación y de un marco teórico que permiten superar el temor mediante el desarrollo de una creciente autoestima, el capital invisible que condiciona la puesta en práctica de los proyectos personales. La autoestima responde a la pregunta: ¿me quiero mucho, poquito o nada? Una baja autoestima  empobrece las metas; si es alta, conduce a un círculo virtuoso.

La comunicación se integra también como factor básico de una estrategia de marketing personal. Ante la crisis del empleo cada persona  debe aprender a desarrollar su propio proyecto, y necesita contar con el rol persuasivo de la comunicación como aliado estratégico en el proceso de obtener resultados.




print.gif  friend.gif  

Escribir un comentario

  
Banderas Países
Bullet Contáctenos linea

Haz tu consulta!
Completa el formulario y te
responderemos a la brevedad!


Muchas Gracias!

ó llámanos al
449-3546 / 717-6330
Bullet Redes Sociales linea
iconos redes sociales


Direcciones:

Sede Central Miraflores: Avda. Benavides N° 1997
Telfs: 449-3546/717-6330


Sede Ciudad de Trujillo:Mz "Y"
Lote 21 3era Etapa - Urb. La Merced
Telf: 044-284-889
contactos@ilvem.com.pe

Powered by Eurofull Mendoza